jueves, 2 de febrero de 2017

El lado B de estudiar: el estrés

 ¡Hola a todos mis queridos shakesperianos! ¿Cómo están? Yo por suerte estoy de diez –aunque vengo vagueando duro con el estudio… es que, vamos. Es verano (?

Hoy les quería traer una entrada distinta, hablar sobre algo que no solo nos invade cuando estamos estudiando o cuando estamos con muchos mambos (problemas) encima, algo que a todos nos puede tocar: el estrés.





  El estrés es una cosa para tomar en serio ya que a veces una acumulación bastante grosa puede derivar en enfermedades mentales y la caída del cabello, entre otras cosas. Por eso en esta entrada quería charlar con ustedes sobre como a mí me afecta y cómo me deshago de ella.

Si ustedes tienen algún tip o quiere compartir con todos su experiencia, nos leemos en los comentarios.

 A veces (la mayoría de las veces en realidad) trato de hacer varias cosas a la vez: buscar trabajo, leer un promedio de cinco libros al mes, leer todos los mangas que pueda y ver animes, jugar a las cartas con mi abuela, '''aprender a manejar''' (lo pongo entre muchas comillas porque dudo que alguna vez lo pueda lograr del todo –no puedo ni manejar una bici che) aprender y repasar los idiomas que estoy aprendiendo, etc.
 Pero eso nunca sale bien, siempre hay algo que me queda colgado y me frustra demasiado quedarme con cosas pendientes. Entonces trato y trato de completar todo lo que me propuse para ese día y bueno, todos sabemos que las cosas así de cargadas siempre terminan mal.

 Como dice mi mami, el que mucho abarca poco aprieta, y aunque uno se diga ‘obvio que puedo hacer todo esto, fíjate que Mengano trabaja, estudia y tiene vida social’ hay que entender que no todos tenemos los mismos tiempos o facilidades que el otro, que siempre va a haber algo que nos consuma más o simplemente no podemos ser como el perfecto de Mengano.

 El estrés se puede obtener, en su mayor parte, por una acumulación de preocupaciones o de tareas. Mantener la casa limpia, un ritmo de lectura, un ritmo de aprendizaje sin altibajos y estudiar para los parciales/finales como para aprobar. Todo esto en pocos días.

Si el doc del Señor Burns nos viera de seguro nos diagnosticaría con el síndrome de los tres chiflados.



Cuando ya me siento al tope, que me tapo entre libros de la facultad, que le cambio el idioma a mi cerebro y las ganas de leer vuelan lejos de mí solo hay tres tips que me sirven para poder volver al estado zen y continuar.

1. Saber desenchufar y dormir bien:

 Entiendo que muchos (como yo) quieren sacarse de encima las cosas lo más rápido posible para poder tener más tiempo para hacer lo que nos gusta hacer, como leer, pintar, etc. Por eso no hay nada mejor como ser responsable y darle su merecido tiempo a las cosas.
  Con esto me refiero a que, por ejemplo, le dediques dos horas a la lectura, cuatro al estudio, una de repaso y después una para descansar (todo en 24 hs). Tampoco hay que dejar de dormir o acostarse muy tarde ya que a veces la gente no entiende lo que la falta de sueño la hace al cerebro, lo mucho que lo cansa y daña. No te digo que te duermas a las ocho, pero antes de las 12 sería lo ideal (cosa de levantarte tipo 8 y aprovechar al máximo tu día)

Con esto te digo que no te sulfures, dedícale tiempo a las cosas y hace lo que puedas (no te pongas mal si ves que no llegas con lo que te propusiste ese día) cuando sientas que tu cabeza ya no da más y que tus ojos están como dos huevos fritos dormí una siesta y cuando te levantes seguí. 


2. Tomate un descanso cuando lo necesites: 

 Cuando ya veas que las oraciones se te mezclan, que no entendes lo que significa 'comparar' y empieces a pensar ‘no llego ni con un milagro de Buda’ frena.
 Tomate un vaso de agua, agarra el celu o el libro que estés leyendo, y date un gusto. Ese vídeo del gatito jugando con el cascabel o el del perro que abre la puerta, una siestita de una hora, pintarte las uñas o ver un capitulo de una serie. Hace algo distinto, algo que haga que tu cerebro se enfoque en otra cosa que no sea la historia de ese prócer o como llego fulano a la presidencia.
 No te enfoques ni te sumerjas de lleno en algo y menos cuando ya estas cansada, van a ser horas perdidas porque te aseguro que no te va a quedar nada en la cabeza.

Con esto quiero decir que si solo te la pasas estudiando, va a llegar un momento en el que no vas a entender nada, que lo que lees son solo palabras unidas y que todo te parece sin sentido. No hay nada mejor que cortar y hacer otra cosa que te aleje de todo. 

3. La importancia del lugar de estudio: 

 Es posible que tengas hermanos revoltosos, que sientas que tu casa no es el mejor lugar para concentrarte ya que puede que tengas muchas distracciones cerca, o lo que sea. En ese caso, agarra la bici; la sube; las llaves del auto; lo que sea y salí. Busca cerca de tu casa una biblioteca, una plaza con mesitas, un pedazo de pasto a la sombra (sin pulgas please) o un centro barrial y hace de este lugar tu espacio de estudio.
 El espacio de estudio es lo más importante (y más si es una biblioteca) ya que no vas a poder escuchar música o distraerte con el celu (ya que la gente te mira raro) y el silencio va a lograr que vos te enfoques en lo que estas estudiando. Yo aprovecho el jardín de la casa de mi abuela o su quincho, la biblioteca que tengo cerca de casa o la que me queda en la otra punta del mundo, pero como todos los que van lo hacen para estudiar por inercia vas a hacer lo mismo.
 Tener un lugar de estudio en otro lado que no sea tu casa no solo te puede hacer las cosas más fácil, sino que también pasear te distiende la mente y te relaja.

Con esto quiero decir que aprovecha otro espacio para hacer algo distinto y estudiar, no encarcelarte en tu casa y quien te dice, hasta conoces al amor de tu vida en esa biblioteca que pensabas que nadie conocía.


 Yo suelo frustrarme bastante y eso desemboca en un estrés atroz. Aunque uno no quiera, la opinión de los familiares siempre influye mucho y, entre las típicas puyas '¿cuándo te recibís?' y ver que tus amigas de secundario ya están a dos años de terminar la carrera o encontraron cual es SU vocación siempre terminas con ganas de arrancarte los pelos.
 También cuando me paso muchas horas estudiando (todavía recuerdo esas noches heladas de junio, quedándome despierta hasta las tres haciendo un trabajo de latín) para después conseguir una nota más baja de la que pensabas puede que te desanime, te estrese y te frustre al punto de replantearte toda tu carrera y si es lo tuyo.
 Por eso cada vez que me pasa, trato de relajar. Hago lo que explique en los puntos anteriores y dejo que las cosas fluyan. Yo soy yo, hago las cosas a MÍ tiempo y si eso no les gusta a los demás y bue, fúmatela. La única opinión que importa es la tuya y la única que puede manejar tu vida y tomar tus decisiones sos vos.
 El estrés también tiene -aunque usted no lo crea- su lado positivo. Gracias a este me replanté varias veces si lo que hacía era lo que me daba felicidad, si me veía de acá a unos años dando clases o haciendo cirugías. Por suerte no me paso con la carrera avanzada y ahora no me digo 'estoy cien por ciento segura de que esto es lo mio' porque nunca se sabe. Lo único que hago y uno puede hacer es dar lo mejor de si mismo.

 Por eso siempre tene en mente que el estrés no es bueno, pero a veces te puede ser de ayuda. Que para no caer en un pozo de estrés no hay nada como pintar o tirarte a lo Lilo a escuchar Elvis. Que si encontras tu lugar de estudio la vida universitaria se te va a simplificar un abismo y que descansar bien, comer bien, no pasarte con la cafeína y hacer lo que a uno lo hace feliz es el mejor anti-estres que vas a encontrar (hay otro pero bueno, todavía estamos en el horario de protección al menor :P)


Y eso es todo, ustedes ¿que los ayuda a salir del pozo del estrés?



Nos leemos en la próxima entrada,
los quiero!
Image and video hosting by TinyPic

10 comentarios:

  1. ¡Holaa Juliiii!
    La entrada me ha encantado. En serio. Todavía no llegué a la universidad, me faltan algunos añotos, pero me siento identificada con la mayoría de las cosas que dices.
    Ahora estoy de vacaciones, pero siempre me pasa en época de exámenes (es decir, todo el año.. jaja) que me estreso muchísimo y no puedo hacer otra actividad sin pensar en el exámen próximo o en la nota de un trabajo.
    Generalmente trato de hacer eso que decís, desconectar haciendo otra cosa: escribo en el blog, leo, dibujo etc.
    Mucha suerte y ánimo con los estudios, al fin y al cabo no son una cosa tan pesada si nos los tomamos con calma y organización.
    ¡Gracias por escribir este post! Sos genial :)
    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arwen! disfruta de los años que te quedan mija, la universidad es una pesha.
      La genial sos vos con el comentario y la buena onda al pie del cañón!
      besote <3

      Eliminar
  2. ¡Hola Juli! Muy buena entrada.

    La verdad es que yo también ando estudiando en verano y siempre termino queriendo hacer de todo. Ya estoy aprendiendo a llevar mejor las cosas. Como dice mi mamá, todo se basa en control mental. Y, aunque no lo parezca, es verdad. Si tu piensas que nunca lograrás algo, jamás lo harás.
    Yo con la facultad me ponía fatal, en los exámenes ya ni quería ir. Ni yo sabía que me pasaba. Era una mezcla de estrés con pánico. Pero salí de ello y estoy muy tranquila. Respiro hondo y sigo adelante.
    Mi mamá me dice que ella superó al cáncer gracias al control mental. Se negó a ponerse a llorar y dejar que la enfermedad se la llevara. Luchó y luchó, hasta que cinco años después no tenía la enfermedad en su sistema.
    Mucha suerte y ánimo que todo se puede.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Tu mami es como la mía: super guerreras.
      Es un garrón auto sabotearse, pero pasa. Solo es cuestión de querer.
      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  3. justo veo esta entrada cuando estoy preparando finales. bajonazo :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malditos finales, arruinaron a Escocia (?
      Suerte con eso!
      abrazo!

      Eliminar
  4. Hola!! Te felicito por la entrada, aporta mucho, En mi caso no estdio, pero de todos modods tengo una carga de estres trmenda. Creo que cada uno tiene que aprender a vivir su vida para poder relajarse.
    Te dejo saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! la vida sin problemas es, matar el tiempo a lo bobo (? Pero si, hay que saber vivir y lidiar con el estrés.
      Un besote!

      Eliminar
  5. Esta entrada y tus consejos me vienen como anillo al dedo. Justo estoy pasando una crisis porque rindo la semana que viene. Me mate estudiando toda la semana que este día lo único que hice fue dormir, leer y ver blogs. Voy a implementar tus tips porque todo el año la pase con ansiedad y estrés, sumado el insomnio que me genera la ansiedad.
    Posta que te agradezco la entrada.
    Un tip más seria,ya se que capaz que entra en cosas que te gustan hacer o algo así, pero hay que hacer por lo menos una horabde deporte/gimnasia. Ayuda mucho.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anael! Primero espero que tengas suerte, de seguro promocionas, pero entiendo tus nervios.
      El tip es genial (pero realmente no se me ocurrió ponerlo ya que soy lo mas antideporte del universo),pero es muy bueno.
      Otra muy buena son los baños de relajación (son re efectivos)

      Un beso y gracias por pasarte!

      Eliminar

Este blog se alimenta a base de comentarios, no lo dejes morir.
Advertencia: Si vas a comentar ten en cuenta el respeto hacia los demás y el blog.
Gracias